“La Barbie”, el narco que era doble agente: trabajaba con la DEA

En un reportaje especial para el portal Aristegui Noticias, la periodista Anabel Hernández reveló que Edgar Valdez Villarreal, alias «La Barbie», fue un informante de la DEA y el FBI de 2008 al 2010, año en el que fue detenido. En todo ese momento, el joven narco habría entregado información sensible sobre los movimientos de los principales grupos del crimen organizados a las agencias de seguridad de los Estados Unidos.

Más tarde, en 2012, el ex miembro del Cártel de los Beltrán Leyva y fundador de La Unión Tepito entregó una carta a Hernández García en la que implicó al ex presidente Felipe Calderón en reuniones con narcotraficantes, las cuales -siempre según la versión de La Barbie- encabezaba el ex panista.

«En la misiva publicada el 28 de noviembre de 2012 en el periódico Reforma, Valdez Villarreal afirma que el propio presidente Felipe Calderón encabezaba reuniones con narcotraficantes. Información que seguramente compartió con la DEA y el FBI en ese tiempo», se lee en la investigación de la autora de Los señores del narco.

En un documento judicial que obra en la Corte de Distrito Norte en Atlanta, Georgia, se revela ahora que de 2008 a 2010 el narcotraficante entregaba información sensible a la oficina de la DEA, en San Antonio, Texas, del FBI, en McAllen, y a las oficinas del FBI ubicadas en la embajada de Estados Unidos en México a través de una tercera persona. En ese documento se afirma que toda la información entregada era «veraz».

Además de reafirmar los negocios entre Genaro García Luna, secretario de Seguridad de Calderón, con el Cártel de Sinaloa (por lo que ya enfrenta un juicio en Nueva York), la periodista informó sobre las actividades de Valdez Villarreal durante el segundo sexenio panista (2006-2012), cuando se declaró la guerra contra el narco y comenzaron a aumentar las cifras de homicidios e inseguridad en todo el país.

«En la cooperación de La Barbie con el gobierno americano, éste reveló la corrupción de altos funcionarios del gobierno de México y de cómo éstos compartían información sensible con el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Los Beltrán Leyva, entre otros», continúa Hernández.

«Fue testigo que oficiales corruptos del gobierno de Felipe Calderón entregaron al Cártel de Sinaloa y Los Beltrán Leyva la identidad, fotografía y ubicación de agentes de la DEA que trabajaban encubiertos en diversas partes del territorio mexicano, poniendo en riesgo sus vidas. En el documento el gobierno americano reconoce que esa información ayudó a proteger la vida de sus agentes».

La periodista recordó que La Barbie fue crucial la captura -y asesinato- de Arturo Beltrán Leyva, que ocurrió en Cuernavaca en un aparatoso operativo que incluyó fotografía del cadáver del capo cubierto de billetes de dólares ensangrentados.

También detalló que Iván Reyes Arzate -un hombre cercano a Genaro García Luna, que enfrenta también cargos en EU- encabezó el operativo de captura de La Barbie, y que en rigor se intentó asesinarlo, en lugar de detenerlo con fines de extradición. Acaso porque ya sospechan que podía dar información a las autoridades de Estados Unidos.