FGR acusa siembra de evidencia en investigación sobre Ayotzinapa

La Fiscalía General de la República (FGR) dio a conocer que durante la pasada administración se manipularon indicios sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, e incluso se presume que pudieron haber sembrado restos óseos en el río San Juan, en Guerrero.

De acuerdo con el titular de la unidad Especial de investigación y Litigación para el caso, Omar Gómez Trejo, cuentan con más de 20 testigos que desvirtúan la llamada “verdad histórica” y que confirmarían fue las evidencias fueron “sembradas”.

Esa es la hipótesis de trabajo que estamos empujando, porque hubo distintas diligencias, distintos momentos, unos legales, otros ilegales; no hubo la presencia de peritos que tenían que estas en una diligencia ministerial, no estaba acreditado el Ministerio Publico que tenía que actuar en ese momento”, explicó.

Acompañado del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, encabezaron un recorrido en el que se mostró por primer vez la superficie de la barranca de La Carnicería, en donde se realizaron los últimos hallazgos de restos óseos del caso.

Es una superficie de 8 mil metros cuadrados, ubicada en el municipio de Cocula, a un kilómetro del conocido “basurero”, donde según la “verdad histórica” fueron calcinados los 43 normalistas.

De los restos localizados, seis muestras se enviaron a laboratorios de genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, donde se identificó que correspondían a los normalistas Christian Alonso Reyes y Joshivany Guerrero Cruz.

También explicó que mucha evidencia se ha perdido a lo largo del tiempo: “hubo muchas irregularidades, hubo pérdida de evidencia, destrucción de evidencia; obviamente han muerto varios, muchos de los testigos que en su momento pudieran aportar elementos para poder avanzar más en la investigación”, añadió.

Con información de Milenio y Excélsior| DE