¿Qué le pasa a tu cuerpo si sales a caminar todos los días?

Sin duda alguna, caminar es una de las actividades más saludables que podemos hacer, especialmente beneficiosa para aquellas personas que no cuentan con una condición física lo suficientemente resistente como para correr o nadar, o bien para quienes la pereza no les permite realizar este tipo de ejercicios.

Lo cierto es que no hay nada como salir a dar unos cuantos pasos y sentir en la cara la frescura del aire, especialmente en estos tiempos en los que podemos minimizar el riesgo de contagio eligiendo sitios abiertos en lugar de cerrados que nos permitan aprovechar nuestro tiempo libre de manera sana.

Otro de los beneficios de optar por una caminata diaria es que puedes hacerla en compañía de más personas. Esto resulta muy conveniente para tu salud mental, pues uno de los efectos colaterales del aislamiento es precisamente la poca interacción social que, psicológicamente, deriva en un deterioro de la calidad de vida. Por estos días que se ha perdido tanto la confianza y nos embarga la incertidumbre, cobra importancia el hecho de mantener nuestros lazos sociales con nuestros allegados.

Además de todas estas razones para no dejar de asistir a tu cita con la caminata diaria, también hay una serie de beneficios de dar un paseo suave día a día que comenzarás a notar en tu cuerpo con el paso del tiempo. El portal ‘EatThis NotThat‘ entrevistó a la especialista en nutrición Amy Lee, quien expuso los principales beneficios de caminar todos los días.

Puede mejorar tu salud mental

Según la Dra. Lee:

Tener un horario regular de caminatas puede ser excelente para tu salud, y no me refiero solo a la salud física, sino también a la mental. Obtienes una sensación de logro al quemar calorías, puedes reducir tu estrés diario y dejar que el cuerpo secrete endorfinas naturales, que es la hormona del ‘bienestar’.

Los efectos positivos pueden ser aún más significativos cuando realizamos la caminata en compañía de personas cercanas, ya que la interacción con nuestros allegados o conocidos contribuye a enfrentar de mejor forma nuestra propia realidad.