Estrellas del Cine de Oro Mexicano que siguen brillando

*Leyendas vivientes del periodo histórico más importante del cine hecho en México

México, 5 Jun .- Desde sus inicios, a principios del siglo pasado, la cinematografía mexicana ha jugado un papel trascendental como un vehículo de  reforzamiento de valores y de identidad nacional gracias a sus historias, personajes e intérpretes.

La influencia del cine no sería posible sin los actores y actrices que en todas las etapas de la historia de la cinematografía nacional han sido los responsables de dar esos tonos, voces, caracterizaciones y matices que cautivaron al espectador en las salas cinematográficas y que lo siguen haciendo en la actualidad gracias a la televisión.

Hoy día, todavía es posible disfrutar de la presencia de algunas de esas figuras que fueron protagonistas de algunos de los filmes más representativos de aquella época dorada del cine nacional, y que con el paso del tiempo se han vuelto aún más valorados y queridos, algunos en el retiro y otros, todavía en los sets de filamción y en los foros de grabación.

Algunas de esas estrellas acompañaron a grandes histriones como Luis Aguilar, Katy Jurado o Pedro Armendáriz, por mencionar algunos, y por ello se les recuerda con admiración.

Rosita Quintana

Nacida en Buenos Aires, Argentina, en 1925, debutó a los 15 años como la cantante principal de La orquesta de los hermanos Caro, una de las más reconocidas de la época, lo que la llevó a recibir innumerables ofertas de trabajo como intérprete de tangos. Sin embargo, fue gracias al actor mexicano Jorge Negrete, que Rosita encuentra su vocación en México.

Luego de que Negrete presenciara uno de sus espectáculos en Argentina, la invitó a trabajar a México, debutando en el famoso centro nocturno El Patio, desde ese momento decidió hacer de la tierra azteca su hogar, por lo que pronto obtuvo la nacionalidad mexicana.

Su incursión en la cinematografía nacional no tardó en llegar, y en 1948 se integró al elenco de La Santa del Barrio del director Chano Ureta, a la que siguieron otros roles menores. El reconocimiento llegó con Calabacitas tiernas, al lado de Germán Valdés “Tin Tan”, debido a su talento para la comedia.

Su filmografía consta de 59 títulos entre los que destacan Mala hembra, El mil amores, Cielito lindo y El zarco, por mencionar algunas. Además de haber compartido créditos con personalidades como Pedro Armendáriz, Arturo de Córdova, Miguel Aceves Mejía, Fernando Casanova y Pedro Infante; además de que protagonizó el filme de Luis Buñuel Susana, en 1951.

La década de 1960 fue particularmente contrastante en su vida, pues mientras recibía el premio Perla del Cantábrico en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, como Mejor actriz en la cinta El octavo infierno, también tuvo que poner en pausa su carrera tras un accidente automovilístico que la mantuvo en coma; por la misma época falleció su esposo y se quedó sola al cuidado de sus dos hijos.

Además de que participó en varias cintas producidas en la Época de Oro del Cine Mexicano, Quintana participó en varias producciones televisivas, las más notables fueron La Intrusa, La Dueña y Abrázame muy fuerte. Su última incursión en la pantalla chica fue en 2005 con Peregrina; mientras que en el cine su última aparición la hizo en Club eutanasia, en el mismo año.

Galardonada en 1954 como Mejor Actriz en el Festival de Cine de Moscú; en el de Berlín en 1956; Rosita Quintana recibió un Ariel de Oro en 2016 debido a su trayectoria y en 2017 fue motivo de un homenaje en el Lunario del Auditorio Nacional.

“A México le debo lo que soy”, es la frase con la que Quintana agradeció al país por una carrera llena de éxitos, y con la que se le ha conocido a lo largo del tiempo. A sus 95 años se encuentra retirada de los reflectores.

Amalia Aguilar

Cubana de nacimiento, pero nacionalizada mexicana, Amalia Isabel Rodríguez Carriera, su nombre real, es una actriz que se destacó, sobre todo, en el subgénero del cine conocido como «de rumberas» de la Época de Oro del Cine Mexicano, compartió escenas con figuras como Silvia Pinal, Pedro Infante, Adalberto Martínez “Resortes” y Ángel Garasa por mencionar algunos.

En 1944 comienza su carrera como bailarina al lado de su hermana, mismo año en que el bailarín cubano Julio Richard la descubre y decide lanzarla a la fama en México; un año después debuta como protagonista de Pervertida, del director José Díaz Morales.

(Notimex)