¿Por qué México enfrenta un problema de obesidad y diabetes?

Jorge Alcocer Varela, titular de la Secretaría de Salud (SSa), reconoció la existencia de grandes problemas de obesidad, sobrepeso y diabetes en la población de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo con el funcionario, esto es debido a que el sistema agroalimentario del país tiene diversas fallas, lo que ha provocado que la mitad de la población se encuentre en inseguridad alimentaria y que ha favorecido que uno de cada dos mexicanos compre alimentos de bajo costo y calidad. 

“El sistema agroalimentario de México dificulta el acceso físico y económico a dietas saludables, obtenibles y culturalmente apropiadas para la población, de manera que los alimentos que favorecen la obesidad, a pesar de su bajo aporte nutricional, son económicos, distribuidos en todo el país, y tiene un sabor agradable e incluso adictivo”, dijo durante su participación en la Pre-Cumbre de las Naciones Unidas sobre Sistemas Alimentarios.

A este asunto, agregó, se sumó el hecho de que antes de la pandemia por Covid-19 en México ya se vivía una “epidemia de sobrepeso, obesidad y diabetes”.

“El 40 por ciento de los niños y adolescentes de 5 a 19 años de edad y el 75 por ciento de la población adulta presentaban sobrepeso y obesidad. Como consecuencia, el 10 por ciento de los adultos en México tenía diabetes y el 18 tenía hipertensión”, dijo. 

A lo anterior, aseguró, se sumó el hecho de que la agricultura industrial derivada de la “revolución verde” trajo consigo el alto uso de agroquímicos, la degradación de recursos naturales y la pérdida de la biodiversidad, lo que llevó a que “los apoyos del gobierno se concentran en la gran industria, dejando a un lado los productores de pequeña y mediana escala”. 

“En consecuencia, existen casos de cáncer derivados del uso de agroquímicos altamente empleados en la producción y los productores de pequeña y mediana escala viven una situación de excepción del modelo productivo predominante”, dijo. 

Para resolver estos problemas en México resaltó la creación en febrero de 2019 del Grupo Intersectorial de Salud, Alimentación, Medioambiente y Competitividad (GISAMAC), también el etiquetado frontal de advertencia para alimentos industrializados y el decreto presidencial de disminuir gradualmente el uso de glifosato hasta su eliminación del país en 2024. 

Finalmente, para contrarrestar los efectos adversos del sistema agroalimentario en el mundo, propuso trabajar en agroecología para productores de pequeña y mediana escala, y una regulación internacional y nacional, tanto de la agroindustria como de la industria alimentaria. Además, propuso la creación y aplicación de estrategias nacionales de alimentación para sistemas agroalimentarios saludables, justos, sostenibles y competitivos.

Fuente: El Sol de México