Subastarán camiseta que Maradona usó en gol de «La Mano de Dios» en México 86

La camiseta usada por Diego Armando Maradona, cuando marcó sus dos famosos goles contra Inglaterra en la Copa del Mundo México 86, incluyendo el famoso tanto de la «mano de Dios», será subastada este mes, dio a conocer este miércoles la casa Sotheby’s, que espera obtener por ella más de cinco millones de dólares.

Azul y con el número 10 estampado en el dorsal, la camiseta ha tenido un único dueño en estos 35 años: el mediocampista inglés Steve Hodge, que cambió la suya con el «Pibe de Oro» al final del encuentro, que ganó Argentina 2-1 y ha quedado como uno de los más controversiales de la historia del Mundial.

Hodge, que la utilizó como título de su autobiografía: The man with Maradona’s shirt (El hombre con la camiseta de Maradona), y que confió la camiseta al Museo Nacional del Fútbol de Manchester para su exhibición, prometió en el momento de la muerte del futbolista argentino, el 25 de noviembre de 2020, que la prenda no estaba a la venta y que tenía un «increíble valor sentimental».

En el comunicado de Sotheby’s en que se anuncia la subasta, el exjugador de Inglaterra dijo que estaba «seguro de que el nuevo propietario estará muy orgulloso de poseer» la camiseta, que «tiene un profundo significado cultural para el mundo del fútbol, el pueblo argentino y el pueblo inglés».

El mito de la camiseta tiene su origen en el partido de cuartos de final del Mundial de México en 1986, el 22 de junio. Cuatro años después de perder la guerra de las Malvinas contra Reino Unido, el choque contra los ingleses tenía un especial significado para Argentina.

Pero después de los 90 minutos, el encuentro quedó inscrito en los anales del fútbol por los dos tantos de Maradona, uno escandaloso y el otro sublime, en el estadio Azteca en la Ciudad de México.

El primero ocurrió poco después del medio tiempo cuando Hodge, en el borde del área inglesa, interceptó un pase y rechazó la pelota hacia su propia portería. Maradona, corriendo hacia el arco, se elevó junto con el guardameta inglés Peter Shilton y empujó la pelota dentro de las redes.

Furiosos, los ingleses se quejaron ante los árbitros que, creyendo que Maradona había cabeceado la pelota, confirmaron el gol. El popular ‘Pelusa’ atizó la controversia tras el partido al reconocer que el gol «fue con la cabeza de Maradona y la mano de Dios».

Cuatro minutos después Maradona lo hizo de nuevo pero esta vez no dejó lugar a dudas. Recibió el balón y se dio media vuelta, para empezar un periplo en el que dejaría a cinco defensores ingleses a su paso antes de deslizarse por delante de Shilton y anotar un tanto que fue votado como el «gol del siglo» en una encuesta de la FIFA en 2002.

Argentina ganó la final ante Alemania por 3-2 para levantar la Copa del Mundo por segunda vez en ocho años y Maradona, que ya era una superestrella, se convirtió en objeto de culto entre sus compatriotas.

Sotheby’s confirmó que la camiseta estará en exhibición en Londres, durante la subasta online prevista del 20 de abril al 4 de mayo. La subasta empezará en cuatro millones de libras (5.2 millones de dólares), por debajo del récord para camisetas usadas en partidos, que fue alcanzado en 2019 por una leyenda del beisbol, Babe Ruth, cuando jugaba con los Yankees de Nueva York.

Sin embargo, y pese a la expectativa que ha generado, Dalma Maradona, la hija mayor del fallecido astro del fútbol Diego Maradona, asegura que la camiseta que se subastará no es con la que su padre anotó los dos goles en el 86, sino la que usó durante el primer tiempo.

«No tienes manera de comprobar que tienes la del segundo tiempo, estás mintiendo. Él no tiene la camiseta de los dos goles», dijo Dalma Maradona en su programa de Radio Metro sobre el británico Steve Hodge.

«Hay una del primer tiempo y otra del segundo. Conociendo a mí papá saben que esa camiseta no se la dio a nadie. No la tiene este hombre. No la tiene él. Lo sé fehacientemente», sostuvo Dalma Maradona.

La hija del excampeón del mundo dijo saber quién tiene la camiseta que usó su padre durante el segundo tiempo, pero evitó dar el nombre del propietario.

Ana Paula Ordica