Agujeros azules, oasis en un fondo marino estéril

A diver’s view looking up to the opening of Amberjack Hole.

La mayoría de los agujeros azules albergan una gran diversidad de plantas y animales como corales, esponjas, moluscos, tortugas marinas y hasta tiburones

El mar alberga decenas de misterios a los que se les unieron los agujeros azules, una especie de oasisen un fondo marino estéril.

Se trata de sumideros dispersos a través de la plataforma continental del Golfo de Florida. Varían en tamaño, forma y profundidad, pero la mayoría son puntos calientes ecológicos con una gran diversidad de plantas y animales como corales, esponjas, moluscos, tortugas marinas y hasta tiburones.

Exploración de arrecife en el Amberjack Hole. Foto de Changing Seas

 

PUBLICIDAD

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos detalló que en mayo y septiembre de 2019 un equipo de científicos exploró el agujero azul apodado ‘Amberjack Hole‘, ubicado a 48 kilómetros de la costa oeste de Sarasota.

Además de buceadores, para la investigación se utilizó un ‘lander bentónico‘, un equipo con múltiples instrumentos científicos para documentar la vida alrededor y dentro del agujero.

En mayo de 2019 los científicos se sumergieron 107 metros para medir nutrientes y compuestos a base de carbono en el fondo del Amberjack Hole. En septiembre se recogieron 17 muestras de agua desde el exterior y cuatro núcleos de sedimentos en la parte inferior.

De manera sorpresiva, también se descubrieron dos ejemplares muertos de peces sierra de dientes pequeños, de los cuales uno fue recuperado para su necropsia.

 

Pez sierra muerto al fondo del Amberjack Hole. Foto de Laboratorio Marino Mote

 

En las muestras de agua recolectadas se hallaron microbios, cuyo ADN y características arrojaron que están en el agujero en las capas superior, media e inferior.

Otro hallazgo de las muestras fueron grandes cantidades de carbono inorgánico disuelto, capaz de albergar algunos tipos de vida. De igual modo se encontraron isótopos naturales de radio y radón, dos marcadores de agua subterránea que sugiere que los agujeros azules no están aislados de las aguas subterráneas y podrían tener conexión con el acuífero de Florida o el Golfo de México.

Pero la investigación irá más allá, pues en agosto de 2020 y en mayo de 2021 se explorará un segundo agujero azul, más profundo -130 metros-, en Green Banana.

La NOAA prevé desvelar si los agujeros azules secretan nutrientes y con ello se afecta la producción primaria de un área. También, si los microambientes que contienen albergan especies únicas o nuevas de microbios.

 

Lander bentónico para explorar agujeros azules. Foto de Allison Baird/Mote Marine Laboratory

 

Además, se buscará que el Amberjack Hole se convierta en un área protegida, expuso en un comunicado.

Con información de López-Dóriga Digital