Zoológicos de la Ciudad de México siguen vivos; aun sin público

CIUDAD DE MÉXICO. // Excelsior

CIUDAD DE MÉXICO.

Hace cuatro meses los tres zoológicos de la Ciudad de México (Chapultepec, San Juan de Aragón y Los Coyotes) cerraron sus puertas al público para mitigar la propagación de covid-19.

1,800 ejemplares están al cuidado de veterinarios en los tres zoológicos de la ciudad

No obstante, la atención a los animales e instalaciones se ha mantenido. Cuidadores, médicos veterinarios y biólogos continúan con sus labores para asegurar la salud y el bienestar de los más de mil 800 ejemplares pertenecientes a más de 260 especies silvestres diferentes.

Sólo 30% del personal de los tres zoológicos ha tenido que resguardarse en su casa debido a que están dentro del grupo de riesgo en caso de contagiarse de coronavirus.

Diariamente se desinfectan los albergues, las cocinas y almacenes de alimentos de los tres zoológicos. El personal porta cubrebocas, mascarillas y guantes, además de que se utilizan tapetes sanitarios para la desinfección del calzado.

Se cuenta con el protocolo de bioseguridad aplicable durante la contingencia covid-19 para primates no humanos, felinos no domésticos y otras especies silvestres creado por la Dirección General de Zoológicos y Conservación de la Fauna Silvestre, mismo que se ha actualizado en dos ocasiones, por supuesto tomando en cuenta la información que ha surgido en el transcurso de esta pandemia y nos ha servido para incrementar las medidas de sanidad necesarias”, comentó Rafael Tinajero, director de Conservación y Bienestar Animal de la Secretaría de Medio Ambiente de la capital.

 

 

El funcionario indicó que el protocolo también toma en cuenta las recomendaciones realizadas por las autoridades de la Dirección General de Salud Animal del Servicio Nacional de Salud, Inocuidad y Calidad Alimentaria de laSecretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), sobre las medidas básicas para médicos veterinarios dedicados a la atención de animales en zoológicos.

Además, refuerza las medidas preventivas en algunos de los grupos taxonómicos y especies silvestres que se consideran más susceptibles, hasta este momento.

Estos grupos incluyen: primates (se cuenta con 20 especies diferentes en los tres zoológicos), felinos (11 especies), cánidos (siete especies), mustélidos (dos especies), quirópteros (murciélagos–dos especies).

El covid-19 es una enfermedad que se transmite de persona a persona y no de animales a las personas, por lo que la gran mayoría de medidas implementadas están dirigidas a disminuir la posibilidad de contagio entre humanos y también para disminuir la posibilidad de contagio de un humano a algún animal silvestre que está bajo el cuidado humano en los zoológicos de la Ciudad de México”, explicó.

PREPARAN REGRESO

Para la reapertura de los tres zoológicos ubicados en las alcaldías Miguel Hidalgo, Coyoacán y Gustavo A. Madero, Tinajero señaló que se tienen contempladas diversas medidas para disminuir el riesgo de contagio entre los visitantes y trabajadores, de acuerdo con los lineamientos que ha establecido la administración capitalina, con respecto al Plan Gradual Hacia la Nueva Normalidad en la Ciudad de México, y las recomendaciones de la Secretaría de Salud.

 

En este sentido, una vez que los zoológicos abran sus puertas a los visitantes –contemplado en una segunda etapa en el transcurso del semáforo amarillo de acuerdo al Plan Gradual– se trabajará a 60% de la capacidad del aforo y en el transcurso del recorrido, con el apoyo de vigilantes, se va a promover la sana distancia entre las personas”, dijo.

Los grupos de visitantes serán de diez integrantes, deberán de utilizar cubrebocas y tendrán que desinfectarse las manos antes de entrar; además, se les tomará la temperatura para evitar que ingresen personas que presenten fiebre.

Asimismo, los visitantes realizarán un recorrido unidireccional para evitar al máximo que los diferentes grupos o familias se encuentren de frente.

Además, se mencionó que  por el momento no está previsto la realización de actividades lúdicas y educativas, incluidos algunos talleres que impliquen tocar objetos o cercanía de unas personas con otras.

Fuente: Excelsior