Ellas son las mujeres más peligrosas buscadas por la DEA


Alrededor de 40 mujeres, en su mayoría de origen hispano, figuran en la lista de objetivos prioritarios de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

Aunque actualmente el registro es liderado por ocho hombres -entre ellos Rafael Caro Quintero, Ismael “Mayo” Zambada, Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho” y Jesús Alfredo Guzmán Salazar- las mujeres también se han ido sumando debido a que, con los años, han escalado en las agrupaciones criminales en donde el liderazgo de algunas es incluso comparado al de otros capos.

Del listado hay tres mujeres que sobresalen por su alto poder y estatus de “armada y peligrosa”: 

“La Doña”

Ana María Félix, cuyo nombre coincide con el de la famosa actriz mexicana y de ahí su apodo “La Doña”, es una de las mujeres que ha sido catalogada por las autoridades de EUA incluso tan peligrosa como Caro Quintero.

Se dice que el carácter de esta mujer la llevó a convertirse en la jefa de un grupo organizado que se dedicaba a comprar heroína en México para trasladarse por el sur de California, específicamente a Los Ángeles.

La DEA ha documentado que Félix poseía al menos a 20 personas bajo sus órdenes. 

Aunque el grupo fue desarticulado hace años, la Administración lleva décadas buscándola sin que a la fecha se haya podido determinar qué grupo le vendía y qué pandillas le ayudaban a distribuir la droga. 

“Quito” 

Imelda Catalán, también conocida como “Quito” o “Eme”, es una de las mujeres que han sido señaladas por ocupar un puesto dentro de la pandilla “Avenues”, una pandilla criminal mexicana que opera en Los Ángeles, California, de la mano del Cártel de Sinaloa. Se dice que son los responsables de más de 100 asesinatos en dos décadas. 

La DEA señala a Imelda Catalán de tener como responsabilidad el tráfico de narcóticos y recabar las ganancias de la venta. Incluso ha lanzado una alerta de que es muy ”peligrosa” y podría estar armada. 

“Marina”

Alma Cortez es señalada como una de las mayores traficantes en la zona de Ventura y Santa Bárbara, en California, además de dominar una parte de Oregón. 

La mujer es buscada desde hace más de una década y se le ha catalogado como “armada y peligrosa”. 

Graciela Silveyra, de 72 años de edad, está ligada al narcotraficante  Jorge, alias “Fat Boy” o “G”, quien lideraba un grupo distribuidor de cocaína en California e Illinois. 

De acuerdo con la DEA, la mujer es señalada por almacenar drogas en su casa que le eran proporcionadas por cárteles de la droga en México. 

Además de coordinar actividades, en ocasiones también cobraba por la venta de estos estupefacientes. 

Se dio a la fuga en el 2003, cuando uno de los traficantes se dirigía a su casa con 13 kilos de cocaína, desde entonces se desconoce su paradero.

Mujeres y el narco 

De acuerdo con el más reciente informe  “Mujeres y crimen organizado en Latinoamérica: más que víctimas o victimarias” (2020), las mujeres que participan en el narcotráfico no sólo han jugado el papel de protagonistas, sino que muchas de ellas han sido víctimas. 

La organización InSight Crime señala que la mayoría de las mujeres que se encuentran envueltas en estas organizaciones criminales siempre asumen esos roles bajo las órdenes de otros hombres y abarca una infinidad de papeles en donde el estatus más bajo son las “mulas”, para traficar sustancias. 

No obstante, la organización también apunta que hay otras como  Enedina Arellano Félix, “La Jefa” o “La Narcomami”, que desempeñan estos papeles por voluntad propia y llegan a liderar cárteles. 

Se cree que una de las primeras mujeres en traficar droga data de 1930 de la mano de Ignacia Jasso, “La Nacha”, quien vendía narcóticos en el estado de Chihuahua.

Fuente: Notcias en la mira