Celos, coplas y bodas, así fueron los amores de María Félix

María Félix, uno de los más grandes iconos del cine de oro mexicano, siempre será recordada por sus interpretaciones en la pantalla grande, belleza y porte que la convirtió en una mujer entrañable.

Por ello, no es de sorprenderse que más de un hombre fuera cautivado por los atributos y el carácter de “La Doña”, que la llevaron a contraer matrimonio en más de una ocasión.

María Félix aseguraba que nadie había conseguido hacerla sufrir, pues su temperamento e inmenso amor propio la convertían en una mujer selectiva.

A un hombre hay que llorarle tres días… Y al cuarto, te pones tacones y ropa nueva”, reveló en alguna ocasión la diva del cine de oro.

En 8 de abril en honor a su nacimiento y también fallecimiento recordamos a aquellos amores que transitaron en la vida de “La Diosa Arrodillada”.https://cdn.knightlab.com/libs/timeline3/latest/embed/index.html?source=1speJ0awiTr3h_FqnmRoVqRoSZ0NLWNd82K9_DFmX6Vs&font=Default&lang=en&initial_zoom=2&height=650#amp=1

El primer esposo

Enrique Álvarez Alatorre fue el primer hombre al que la leyenda del cine mexicano le dio el sí y con quien tuvo a su primer y único hijo.

María tenía 17 años y Enrique 19 cuando se casaron el 10 de enero de 1931, tan solo ocho meses después de haberse conocido en una fiesta de disfraces en Guadalajara.

“Quizá lo utilicé como un medio de liberación, para mi el matrimonio significaba la libertad, salir de la casa donde me sentía presa”, expresó en alguna ocasión.

Sin embargo, en 1937 la pareja decidió separarse debido a los celos de Álvarez; la actriz llegó a confesar que cuando su esposo salía de viaje la encerraba en el departamento donde vivían, además de que le molestaba que otros hombres la vieran.

“María Bonita”

“Amores habrás tenido, muchos amores, María Bonita, María del alma”. En 1945 el compositor mexicano, Agustín Lara contrajo matrimonio con María Félix, años después de que se conocieran en el bar California de la Ciudad de México.

La primera vez que la actriz cruzó miradas con el compositor de la época pensó: “Me lo voy a conquistar esta noche”, de acuerdo con su autobiografía a Félix le gustaba su compañía tanto como sus canciones.

Pese a la química, los múltiples regalos como un piano blanco que Lara le obsequió, las canciones que le compuso como “María Bonita” y los rumores que afirmaban que ella salía por “interés” con el compositor, su relación no prosperó.

María Félix con Agustín Lara (Internet)

Se sabe que durante las filmaciones de María con Emilio ‘El Indio’ Fernández, los celos de Agustín lo llevaron a un intento de homicidio, por lo que ella tuvo que aceptar la oferta de Cesáreo González de realizar varias películas en España.

“Tenía una manera de celar que a mi no me convenía para nada. Cuando estaba de buenas me hacía canciones maravillosas, pero en sus ataques de celos me interrogaba como un detective”, confesó.

“La pasión desnuda”

María conoció al actor argentino Carlos Thompson en 1952 cuando ambos participaban juntos en el rodaje de la cinta “La Pasión Desnuda”, del director Luis César Amadori.

En este filme se cuenta la historia de una mujer que decide vengarse de los hombres tras sufrir una decepción amorosa, cuyas grabaciones bastaron para que Thompson se enamorara de su compañera.

Los actores sostuvieron una relación por seis meses, incluso Carlos, sin pensarlo, le pidió a María que se convirtiera en su esposa, a lo cual accedió, sin embargo, días previos a la boda decidió suspenderla.

María Félix con Carlos Thompson (Internet)

“Carlos me atraía, me paseaba, me trataba como reina, me enseñó a bailar tango, en fin me envolvió en su encanto en una red que llegué a confundir con el amor”, confesó Félix.

Pese a ello, tres días antes de que la boda se llevaría a cabo en Montevideo se dio cuenta que ese matrimonio no tendría futuro, por lo que con la firmeza que la caracterizaba dio un paso atrás y regresó a México.

Algunos de los rumores decían que Carlos se rompió el brazo con un martillo para justificar la cancelación del evento ante la prensa.

La boda del siglo

Aunque los actores se habían conocido en 1942 durante el rodaje de “El peñón de las ánimas” tuvieron que pasar 10 años para que el odio que se tenían el uno al otro se convirtiera en amor.

El primer encuentro entre los dos grandes del cine de oro mexicano no fue cordial, sino todo lo contrario debido a que María le había “quitado” el protagónico a Gloria Marín, con quien entonces Negrete sostenía una relación.

Asimismo, ambos tenían un carácter tan fuerte que no se dirigieron la palabra, incluso Negrete se negó a firmar el libreto de Félix cuando las grabaciones concluyeron.

María Félix y Jorge Negrete (Internet)

Para 1952, cuando “Doña Bárbara” regresó a México tras cancelar su boda con Thompson, el reconocido actor envió a un mensajero al aeropuerto para llevarle rosas y un mensaje: “Dice Jorge que está muy feliz que no te hayas casado con el argentino”.

El 18 de octubre de 1952 se convirtieron en marido y mujer en la que fue conocida como “la boda del siglo”, donde acudieron grandes personalidades como ‘El Indio’ Fernández, Frida Kahlo y Diego Rivera.

En diciembre de 1953 Jorge falleció a causa de la cirrosis hepática que padecía en Estados Unidos, lejos de su “México lindo y querido”.

El banquero francés 

Alexander Berger era un banquero francés a quien María conoció en los años 40 cuando estaba casada con Agustín Lara.

Sin embargo, tras la muerte de Jorge Negrete, la diva se reencontraría con Berger en un bar de Francia y luego de iniciar un romance se casarían el 22 de diciembre de 1956 en Paris.

María Félix con Alexander Berger (Internet)

“Lo admiraba por su generosidad, por su astucia en los negocios. A puerta cerrada era fabuloso, en público tenía un encanto que cautivaba a la gente”, llegó a confesar en su autobiografía. 

El matrimonio fue tan sólido que “Doña Diabla” duró 18 años junto al banquero, quien murió en 1974 por cáncer de pulmón, lo que provocaría que la actriz sufriera una fuerte depresión durante un año.

“Decidí salir adelante y que el sol volviera a brillar para mi, el enemigo más duro que he vencido es la depresión, porque lo llevaba dentro, fue una guerra de mente contra corazón”.

Pacto de amor

Antoine Tzapoff fue el último hombre en la vida de “La generala”. Un pintor francés 31 años más joven que ella y con quien estuvo 21 años hasta 2002, año en el que murió.

El francés y la actriz se conocieron en Paris, cuando él comenzó realizó un retrato de “María Bonita” y donde iniciaría su llamado “pacto de amor”.

Retrato de María Félix realizado por Antoine Tzapoff

De acuerdo con Vogue a la pareja los unió su pasión por la pintura de culturas indígenas, así como la decoración, al grado de que Tzapoff fue el encargado de decorar la casa ‘Las Tortugas’ en Cuernavaca.

El pacto que existía entre ambos se basaba en las pinturas que simbolizaban palabras de amor para la leyenda del cine mexicano.

Tras morir, María dejó una herencia al pintor de 200 mil dólares.

Fuente: Notcias en la Mira