FBI engaña y ‘pincha’ a miembros de 300 organizaciones criminales

Millones de mensajes entre criminales de más de 300 organizaciones transnacionales fueron expuestos a través de ANOM, una mensajería altamente encriptada usada por el FBI de Estados Unidos que llevó a la detención de más de 800 personas ligadas al narcotráfico.

Un experto en tecnología, ligado al narcotráfico, pactó con el Buró Federal de Investigaciones (FBI) crear ANOM a cambio de una reducción de condena y el pago de 170 mil dólares. 

Al sistema se le agregó una clave maestra digital que sólo el FBI podría usar, y ANOM permitiría copiar todos los mensajes de un usuario a un servidor controlado por el la misma dependencia.

En tanto, el experto contaba con una red de distribuidores confiables de productos anteriores y les ofreció ANOM. Así inició todo.

Trampa digital

La Operación Escudo Troyano funcionaba de la siguiente forma: Un narcotraficante envió un mensaje de texto a otro diciéndole que tenía un “trabajito” y una forma segura de transportar la droga:: dos kilos de cocaína de Bogotá vía valija diplomática de la embajada de Francia.

Ambos se expresaban sin rodeos ni claves, confiando en la seguridad de ANOM: “Ya han recibido algunos paquetes”, le aseguró Baris Tukel al comprador, Shane Geoffrey May, según documentos judiciales estadounidenses.

Para validar su oferta envió por mensaje de texto, imágenes de una bolsa etiquetada “Valise Diplomatique Francaise” y fotos de paquetes de droga bien envueltos.

Ninguno tenía idea de que ANOM había sido producido y distribuido por encargo del FBI y que sus mensajes, que creían seguros, iban directamente al servidor del FBI.

Como ellos, otros en el crimen organizado, discutieron a través de ANOM precios y detalles de envíos de droga. Cerca de 27 millones de mensajes fueron captados y descifrados por el FBI con la ayuda de 80 lingüistas, y 100 agentes y analistas, exponiendo a las redes criminales.

El Departamento estadounidense de Justicia informó que los datos recabados permitieron más de 800 arrestos. Además, fueron desmantelados unos 50 laboratorios clandestinos de drogas, incautadas toneladas de cocaína, drogas sintéticas, cannabis, vehículos de lujo, millones de dólares, criptomonedas, y desbaratados planes de 100 potenciales asesinatos.

ANOM llegó al mercado en octubre de 2018 y los distribuidores vendieron inicialmente unos 50 en Australia, para una “prueba” en la que el FBI trabajó con la policía de ese país. Para 2019, los dispositivos estaban en todo el mundo, utilizados más que nada en Alemania, España, Holanda, Australia y Serbia, principalmente por narcotraficantes y lavadores de dinero.

Fuente: Noticias en la Mira