Crean santuario de abejas en Oaxaca con más de 200 mil girasoles

Dicen que las abejas son los seres vivos más importantes en el planeta y tienen razón. Se calcula que 70 de cada 100 cultivos dependen de ellas, de la polinización efectuado por estos maravillosos insectos.

Es por ello que alrededor de 80 campesinos, originaros de Oaxaca, cultivaron más de 200 mil girasoles para crear un santuario de 3 hectáreas para ayudar a salvar a las abejas y la producción de miel.

Eligieron específicamente los girasoles porque es una flor endémica de México, muy resistentes a las sequías y en general los cambios de clima que ha generado sequías muy severas.

Pero eso no es todo, a las abejas les encantan. Además, sus semillas son muy nutritivas y útiles para crear aceite, por ejemplo.

Publicidadhttps://724476e476d4fae23c264e91fd068e04.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?n=0

Con esta idea, los campesinos también buscan rescatar la producción nacional de miel en Oaxaca, debido a la invasión de miel de origen chino que ha entrado al país.

Este proyecto inició en 2019. Para los campesinos, sembrar girasoles es su forma de combatir el cambio climático, pues es una planta que ayuda a la creación de pequeños ecosistema nuevos, por las duras condiciones a las que se somete.

Fueron doscientos mil flores amarillas de girasol que lucen resplandecientes en tres hectáreas de terreno que conforman el Centro de Validación y Transferencia de Tecnología Rural que es considerado el santuario más grande de girasol en Oaxaca.

Este no es el único cultivo de esta comunidad, su idea es general ciclos de siembra temporal buscando rescatar otras plantas, como el maíz nativo, luego del avance de la variante transgénica.

La idea se ha extendido

En 2020, los 80 campesinos que forman parte de la Sociedad Integradora Agroempresarial Río Verde, organizaron la primera Feria Estatal del Girasol, donde asistieron cientos de personas, quienes además de admirar la variedad de girasoles, se documentan de la importancia de conservar a las abejas y el maíz.

Dos años después, lo que inicialmente nació como alternativa de producción agrícola para contrarrestar el cambio climático terminó convirtiéndose en una serie de santuarios.

Ahora hay campos de girasoles en todos estos sitios:

San Jerónimo Tlacochahuaya
San Pablo Guelatao (Sierra Norte)
San Juan del Estado
Santiago Suchilquitongo
Santo Domingo Barrio Bajo
Magdaleno Apazco, Etla

Los santuarios de girasoles reúnne cinco especies de esta planta: 354, Fool Zoom, Daytona, Hornet y Confitero.

Mientras los campos de girasol florecen, del otro extremo en algunas partes de la montaña, oaxaqueños producen miel, privilegiando en ambos procesos la vida de las abejas.

Fuente: MelodijoLola