Rusia y Ucrania suspenden cuarta ronda de conversaciones, mientras ataques en territorio continúan


La cuarta ronda de conversaciones entre Ucrania y Rusia se reanudará mañana martes tras una «pausa técnica» este lunes, informó un negociador del gobierno ucraniano.

«Vamos a hacer una pausa técnica en las negociaciones hasta mañana» para permitir «seguir trabajando en los subgrupos de trabajo y aclarar» algunos términos, dijo en Twitter Mikhailo Podoliak, negociador y asesor del presidente ucraniano Volodimir Zelenski.

Estas negociaciones, calificadas de «difíciles» por Zelenski, habían empezado esta mañana, por videoconferencia.

Se trata de la cuarta ronda de conversaciones. Las tres anteriores se llevaron a cabo en las fronteras ucrano-bielorrusa y polaco-bielorrusa.

El jueves, también se produjo un primer encuentro entre los jefes de la diplomacia ruso y ucraniano en Turquía, que terminó sin un resultado positivo.

Ucrania había afirmado antes del inicio de estas últimas conversaciones del lunes que seguiría exigiendo una tregua inmediata y la retirada de las fuerzas rusas, después de casi tres semanas del inicio de la invasión el 24 de febrero.

Y es que aunque iniciaron conversaciones, los bomberos combatían los restos de un incendio en el bloque de departamentos dañado en la capital, Kiev, donde un joven residente aturdido describió el caos de la noche anterior en una ciudad que es objetivo del avance ruso pero que hasta ahora se había librado en gran medida de los bombardeos.

Las autoridades dijeron que al menos una persona falleció en el bombardeo y otra pereció por la caída de escombros tras un ataque con misiles en otra parte de la capital ucraniana.

Rusia niega estar atacando a la población civil y afirma que está realizando una «operación especial» para desmilitarizar y «desnazificar» Ucrania. Kiev y sus aliados occidentales lo consideran un pretexto infundado para iniciar una guerra.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que al menos 20 personas fallecieron y 28 resultaron heridas cuando un misil ucraniano con una carga de racimo explotó en la capital de la región oriental de Donetsk, sin proporcionar pruebas.

Los separatistas prorrusos que controlan la región dijeron antes que había un niño entre los alcanzados, en lo que calificaron de crimen de guerra. Funcionarios ucranianos negaron las informaciones.

En tanto, la presidenta de la delegación ucraniana ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Maria Mezentseva, urgió este lunes a esta institución a expulsar a Rusia de la organización paneuropea, 17 días después de que el país fuera suspendido temporalmente.

La parlamentaria del partido del presidente Volodímir Zelenski, apostó a favor de que la expulsión esté recogida en el informe que se debate este martes en la sesión extraordinaria sobre la invasión rusa de Ucrania.

El pleno votará una resolución y una recomendación al Comité de Ministros, órgano de decisión del Consejo de Europa, para determinar los próximos pasos a dar tras la suspensión de las actividades de Rusia en el Consejo de Europa.

La delegación ucraniana asegura que los cinco grupos políticos de la APCE están a favor de la exclusión rusa y de convertirse, así, en la primera organización internacional en hacerlo.

«Rusia está violando todas las reglas de esta organización», dijo Mezentseva, que aseguró que es una oportunidad que dan a «la sociedad rusa para cambiar y elegir a un presidente de verdad que les represente, pero no a un terrorista en pleno siglo XXI».

Por su parte el Kremlin dijo que todo marcha según lo planeado después de que uno de los aliados más cercanos de Putin, el jefe de la Guardia Nacional Viktor Zolotov, hizo el reconocimiento público más explícito hasta ahora de que la operación está siendo más lenta de lo esperado.

«No todo va tan rápido como nos gustaría», dijo Zolotov, en su día encargado de la seguridad personal de Putin, en comentarios publicados en la página web de la Guardia Nacional. «…pero vamos hacia nuestro objetivo paso a paso y la victoria será para nosotros».

Rusia tiene suficiente peso militar para cumplir sus objetivos en Ucrania a tiempo y en su totalidad, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, acusando a Estados Unidos y a la Unión Europea de tentar a Moscú para que ataque los principales centros de población ucranianos, algo que, dijo, Putin pidió al Ejército que no haga.

Aunque las tropas rusas no han entrado todavía en la capital, miles de personas han muerto en otras ciudades y pueblos ocupados o cercados desde la invasión.

La invasión ha hecho huir a más de 2.8 millones de personas a través de las fronteras de Ucrania y ha atrapado a cientos de miles en ciudades asediadas.

Fuente: Ana Paula Ordica