¿ Te has preguntado porque hay huevos con dos yemas ?

Doble yema. Rompes un huevo y ahí salen los dos círculos amarillos (o naranjas según la alimentación de las gallinas), pegados, como inseparables. Un golpe de suerte a la hora de prepararte algo para comer. La doble yema tiene un por qué, una explicación científica y biológica relacionada puntualmente a un tipo de gallina joven que tiene un ciclo de producción de huevos falto de sincro. Hay gallinas viejas que no sólo ponen huevos de gran tamaño sino que de vez en cuando meten un doble yema. A veces sucede que algunas gallinas solo lo ponen una vez en la vida.

El huevo y la gallina tienen muchas particularidades a la hora de buscar cosas curiosas, como los tamaños, el color, etc.

El fenómeno es más o menos así

El sistema reproductor de la gallina es el sitio donde se forma al huevo. Se denomina oviducto.

Una yema se va liberando por día en el ovario de la gallina y en más o menos 27 horas va mutando hasta que se transforma en un huevo mientras recorre ese oviducto. En el caso de las gallinas jóvenes, su ciclo muchas veces no logra sincronizarse enseguida y entonces algunas veces van liberando de a dos yemas al mismo tiempo. puede darse la situación en que ambos lleguen a sobrevivir, naciendo así, dos polluelos del mismo huevo.

También sucede que la yema se quede “frenada” en alguna parte del recorrido hasta que pasan esas veintipico de horas y la nueva yema que viene atrás empuja a la que está atorada y eso muchas veces termina transformándose en un huevo con doble yema.

Este tipo de huevos son bastante nutritivos, no significa que se duplica el valor en cada yema que de por sí es muy power, sino que termina, en el conteo de nutrientes, reuniendo buenos y varios.

Con informacion de : Rio Negro

Foto: Nutricienta