¿Cuál es la diferencia entre una tormenta tropical y un huracán? Te decimos

CIUDAD DE MÉXICO

En Excélsior Digital te hemos estado informando sobre Hanna, la tormenta  tropical que ha provocado fuertes lluvias, descargas eléctricas y rachas de viento en varios estados de la república.

Si esto te puso a pensar ¿cuál es la diferencia entre una tormenta tropical y un huracán?, aquí te diremos.

Vientos de ‘Hanna’ derriban muro fronterizo de Trump

Lo primero que necesitas saber es que todos los fenómenos meterológicos que se dan por un sistema de baja presión en la atmósfera en combinación con condiciones de lluvia son ciclones y se clasifican como:

  • Perturbación tropical
  • Depresión tropical
  • Tormenta tropical
  • Huracán

De acuerdo con datos de la Administración Nacional Oceánica, conocida como NOAA, la perturbación tropical y la depresión son de baja intensidad y pueden llegar hasta 62 kilómetros por hora. Pueden degradarse en poco tiempo y no representan tanto peligro.

 

Sin embargo, las tormentas tropicales y los huracán sí pueden causar daños y tiene características definidas:

La velocidad del viento:

  • Tormenta tropical (TP): de 63 a 117 kilómetros por hora.
  • Huracán (H): De 118 a 300 o más kilómetros por hora.

 

Su conformación:

 

  • TT: está constituida por bandas de nubosidad en forma espiral y que giran en contrasentido a las manecillas del reloj.
  • H: el área de las bandas nubosas cubre una extensión de entre 500 y 900 kilómetros de diámetro y se percibe un círculo al centro conocido como ‘ojo’; el ojo del huracán puede medir entre 24 y 40 kilómetros por hora pero puede llegar hasta 100. Entre más pequeño el ojo, el huracán es de mayor intensidad.

 

Daños ocasionados:

  • TT: los surgidos por la ocurrencia de ventarrones sin que sean críticos así como estragos en el clima.
  • H: como los huracanes tienen mayor cantidad de agua, provocan más daños, además de que la velocidad del viento es mayor y puede arrasar con más cosas que van desde árboles pequeños hasta casas y automóviles. También se reblandece el suelo, lo que puede provocar deslaves y hundimientos. También desbordamientos de ríos.

 

Si los vientos del ciclón tropical rebasan los 17 metros por segundo, entonces se considera una » tormenta tropical» y se le asigna un nombre, como Hanna, en este caso.

Fuente: Excelsior