TikTok amenaza con iniciar acciones legales en EU por veto de Trump

La aplicación de videos de corta duración, TikTok, aseguró este viernes que podría acudir a tribunales de Estados Unidos para revertir el bloqueo impuesto por el presidente Donald Trump, que prohíbe a  la aplicación china compartir videos en el país norteamericano.

«Buscaremos todas las soluciones disponibles para asegurarnos de que no se deja de lado la ley y que nuestra compañía y nuestros usuarios son tratados de manera justa. Si no es por la administración, entonces por los tribunales de Estados Unidos», indicó la firma en un comunicado.

Consideró que no se han respetado los procedimientos debidos ni se ha respetado la ley, y que el gobierno de Estados Unidos nunca se ha prestado a buscar una «solución constructiva».

La plataforma denuncia que en la orden de Trump se habla de informaciones que no son citadas y de temores de que la aplicación «pueda ser utilizada» para campañas de desinformación. Asimismo, asevera que los datos de los usuarios que recaba entran dentro del «estándar de la industria para miles de aplicaciones móviles en todo el mundo».

La red social insistió en que nunca ha compartido datos con el gobierno de China y que tampoco ha censurado contenidos a petición de Pekín.

«Incluso hemos expresado nuestra disposición de pactar una venta completa de nuestros negocios en Estados Unidos a una compañía estadunidense», agrega la plataforma, en referencia a las negociaciones abiertas con Microsoft.

TikTok afirma que la decisión de vetarla «crea un precedente peligroso para el concepto de libertad de expresión» y pide a sus usuarios que ejerzan «su derecho a ser escuchados» contactando con sus representantes políticos.

El mandatario estadounidense ordenó la prohibición de todas las transacciones con ByteDance, dueño de TikTok, y con el operador de la aplicación de mensajería WeChat, Tencent.

Trump había calificado como una «urgencia nacional» su medida restrictiva contra la aplicación móvil de videos cortos, a la que acusa, sin pruebas, de espiar a sus usuarios estadounidenses para Pekín, en un contexto de tensiones comerciales y políticas con China.

Fuente: La Razón