Florida se inspira en Texas y busca prohibir el aborto


Miami, Estados Unidos.
 Un miembro republicano del Congreso de Florida, en Estados Unidos, presentó este miércoles un proyecto de ley estatal para prohibir el aborto una vez que se detecte el latido del corazón del feto, un hecho que suele producirse en torno a las seis semanas de embarazo.

Webster Barnaby, de la Cámara de Representantes local, presentó el texto inspirado en una ley recién aprobada en Texas, la más restrictiva del país sobre el aborto.

El proyecto de ley de Barnaby “prohíbe a un médico llevar a cabo o provocar un aborto si detecta un latido fetal para un nonato o si no realiza un test para detectar” ese latido.

El texto admite excepciones en caso de violación, incesto, violencia doméstica, tráfico humano o si se demuestra que el embarazo pone en riesgo la salud de la embarazada.

Una gran diferencia con la ley de Texas, que no contempla excepciones para los abortos o el incesto.

Ahora falta por ver si el texto logra avanzar en el Congreso de Florida, donde los republicanos tienen la mayoría en ambas cámaras.

El presidente de la Cámara de Representantes, Chris Sprowls, se mostró dispuesto a endurecer el derecho al aborto, pero no llegó a apoyar una prohibición a partir de las seis semanas, cuando muchas mujeres no saben aún que están embarazadas.

Su homólogo en el Senado, Wilton Simpson, sí dijo respaldar una ley como la de Texas.

Y el gobernador republicano, Ron DeSantis, calificó de “interesante” la ley texana, pero dijo que tendría que estudiarla atentamente antes de apoyar un texto similar.

El congresista demócrata Charlie Crist, quien aspira a enfrentarse a DeSantis en las elecciones a gobernador de 2022, criticó el proyecto de Barnaby.

“Esto es un ataque directo al derecho de elección de las mujeres. Vamos a tener que luchar con uñas y dientes para proteger la reproducción”, tuiteó.

La Corte Suprema estadounidense reconoció en 1973 el derecho al aborto mientras el feto no sea viable fuera del útero, lo que suele ocurrir entre las semanas 22 y 24 de embarazo.

El alto tribunal, compuesto por una mayoría de magistrados conservadores, no rechazó, sin embargo, la nueva ley de aborto en Texas.

Para evitar un fallo contrario de la Corte Suprema, ese estado redactó su ley de forma diferente: no corresponde a las autoridades hacer cumplir la medida, sino a los ciudadanos, que son alentados a presentar denuncias civiles contra organizaciones o personas que ayudan a las mujeres a abortar

Fuente: Noticias en la Mira