Crimen ya rige venta de tortillas y refrescos en Guerrero

En Guerrero, el crimen organizado no deja de escalar en su influencia y poder, pues no solo quema discotecas, pues también controla venta de tortillas y refrescos.

Aparte de delimitar territorios para extorsiones, la delincuencia organizada obliga a que comerciantes eleven el precio de la tortilla para que de ese incremento tengan una mayor cuota de extorsión.

De acuerdo con Reforma, en Guerrero han provocado que en tiendas de conveniencia dejen de vender refrescos y cervezas por la amenaza de incendiar los comercios. Incluso, la criminalidad ha advertido que si los comerciantes quieren vender esos productos deben comprárselos a ellos.

Cabe señalar que esta situación se da en el  contexto del cambio de alcaldes en los 81 municipios de la entidad que llevó a cabo este 30 de septiembre.

De acuerdo con Reforma, el 18 de septiembre —12 antes del relevo municipal de Taxco— 35 expendios de tortilla y masa cerraron tras amenazas de la supuesta Familia Michoacana que exigió el pago de cuota exclusivo, ya que otro grupo delictivo también extorsionaba.

Ante esta situación, dicha celular criminal en Guerrero le propuso a los empresarios que aumentarán a 35 pesos el kilo de tortilla para que les alcanzará y así pagarán ambas extorsiones.

Además, el crimen organizado advirtió en Taxco, Guerrero, como lo hizo en otros municipios de la Tierra Caliente, que controlará la distribución y venta de cerveza. Lo que ya obligó que tiendas OXXO y otros comercios dejarán de vender dicho producto por las intimidaciones.

Respecto a lo anterior, Jorge Laurel González, empresario hotelero y ex dirigente de la Asociación de Hoteles de Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), denunció que en dicho puerto las extorsiones y cobros de cuotas a establecimientos mercantiles se han disparado en lo que va de este año.

“En los últimos ocho o nueve meses, las extorsiones y el cobro de piso no habían dejado de existir, pero estaban controladas, pero otra vez se dispararon.

“Es una situación muy grave (el incendio de la discoteca), preocupante para este destino turístico de Acapulco, el Baby’O es uno de los principales atractivos turísticos que tenemos y que haya ocurrido un acontecimiento como este daña y perjudica mucho la imagen del puerto”, comentó el empresario.

El crimen organizado cada vez controla más actividades en Guerrero, algo que no ha podido evitar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Con información de Reforma