Inflación llega a 7.88% en primera quincena de junio; nivel más alto en 21 años


MÉXICO.- Sigue la escalada de precios en México. En los primeros quince días de junio, el alza en el costo del pollo, naranja, refrescos, pan de dulce y servicios como la electricidad hicieron que el Índice Nacional de Precios al Consumidor creciera 0.49% respecto a los últimos 15 días de mayo, nivel no visto para una quincena similar en 24 años. 

Con este resultado, la inflación anual, es decir la acumulada en 12 meses, se ubicó en 7.88%en la primera quincena de junio.

Y supera la inflación anual de mayo que estuvo en 7.65% de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esto significa que el alza generalizada de precios al consumidor en México se mantiene en su nivel más alto en 21 años, cuando en enero de 2001 estuvo en 8.11%.

En los primeros días de junio, los productos con mayores incrementos en sus precios fueron la papa y otros tubérculos, pollo, electricidad, refrescos envasados, naranja, loncherías, fondas, torterías y taquerías, restaurantes y similares, vivienda propia, transporte aéreo y pan de dulce.

En contraste, los precios que bajaron en la primera parte de junio fueron el gas doméstico, limón, chile serrano, cebolla, uva, chile poblano, tomate verde, computadoras, huevo y melón.

Cabe destacar que en esta mitad del año los precios que se dispararon de acuerdo a la clasificación de consumo de las familias fueron los alimentos y bebidas, que subieron 13% respecto a la primera quincena de junio del año pasado, bebidas alcohólicas y tabaco con un alza anual de 7.53%, prendas de vestir y calzado con un repunte de 5.72% así como vivienda, agua, electricidad gas y otros combustibles que subieron 3.33% anual.

Por último, el Índice de Precios de la Canasta de Consumo Mínimo aumentó 0.56% en la primera quincena de junio y acumula un alza de 8.44% en los últimos doce meses.

Cabe destacar que el Índice Nacional de Precios al Consumidor es un indicador que mide la variación promedio de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país a lo largo del tiempo.

Estas variaciones de precios repercuten de manera directa en el poder adquisitivo y en el bienestar de las y los consumidores, por lo que es un indicador trascendente y de interés general para la sociedad.

Con información de Guadalupe Flores / N+