Cae hombre que intentó robar la tapa de una coladera en CDMX

Por este hecho, al hombre, de 50 años de edad, fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público correspondiente

Elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI), pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México detuvieron a un hombre que fue sorprendido cuando robaba una coladera de un registro, en las inmediaciones de la estación del Metro CDMX Juanacatlán de la Línea 1, ubicada en la alcaldía Miguel Hidalgo.

De acuerdo con una tarjeta informativa de la SSC, los elementos policiacos que realizaban labores de vigilancia y prevención fueron alertados por vecinos de la colonia San Miguel Chapultepec, quienes denunciaron que un sujeto con la ayuda de una carretilla metálica se había robado la tapa de una coladera de la vía pública.

De manera inmediata, los oficiales realizaron recorridos en la zona para ubicar al posible responsable, quien fue detenido metros adelante y después de una revisión preventiva, se le halló el carrito con la coladera encima.

Por este hecho, al hombre, de 50 años de edad, fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público correspondiente, quien determinará su situación jurídica.

Hace unos meses, el legislador de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, Nazario Norberto Sánchez, propuso una iniciativa para castigar a quien robe coladeras, tapas, rejillas o cualquier elemento del equipamiento y mobiliario urbano de la capital.

La propuesta es a quien hurte este tipo de mobiliario se le impondrá una sanción de tres a siete años de prisión y hasta 44 mil 810 pesos de multa.expresó desde la tribuna del Congreso local.

El legislador morenista aseguró que este delito afecta a los habitantes de la CDMX, principalmente al causar accidentes viales por la falta de este mobiliario, lo que muchas ocasiones deriva en muertes.

De acuerdo con datos que dio a conocer la diputada Jannette Elizabeth Guerrero Maya, en el Pleno del Congreso de la CDMX , “una rejilla de piso cuesta 11 mil pesos, un pozo de visita poco más de 9 mil pesos y una coladera pluvial 4 mil pesos; mientras que en comercios dedicados a desechos industriales son vendidas en un promedio de 500 pesos”.