Rusia-Ucrania: nuevas negociaciones, más bombardeos y aumentan refugiados

MUNDO.- Rusia incrementó sus bombardeos sobre Kiev el martes, devastando un edificio de apartamentos y otros inmuebles, al tiempo que civiles en 2.000 automóviles escaparon de Mariúpol por un corredor humanitario en la que se piensa fue la mayor evacuación hasta ahora del asediado puerto.   

En el frente diplomático, otra ronda de conversaciones vía video entre Rusia y Ucrania comenzó el martes y los líderes de tres países de la Unión Europea –incluyendo Polonia, un miembro de la OTAN a las puertas de Ucrania– planeaban una visita a Kiev en una atrevida muestra de respaldo.   

Con más de 3 millones de desplazados, fuertes explosiones retumbaron en Kiev antes del amanecer por ataques con artillería.   

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy dijo que las andanadas destruyeron cuatro edificios de múltiples apartamentos en la ciudad y mataron a decenas de personas. El cañoneo provocó un incendio en un edificio de 15 pisos y desató un frenético esfuerzo de rescate.   

Los ataques golpearon un distrito occidental de Kiev, interrumpiendo la calma relativa que regresó tras un avance inicial de las fuerzas rusas en los primeros días de la guerra.   

Los líderes de Polonia, República Checa y Eslovenia viajan el martes a la capital de Ucrania para mostrar su apoyo al país.   

«El objetivo de la visita es expresar el respaldo inequívoco de la Unión Europea a Ucrania y a su libertad e independencia», señaló el primer ministro checo, Petr Fiala, en un tuit.   

Con él viajarán sus homólogos de Eslovenia, Janez Jansa, y Polonia, Mateusz Morawiecki, además de Jaroslaw Kaczynski, viceprimer ministro polaco para seguridad y líder del gobernante partido conservador.   

Los líderes de la UE de 27 naciones fueron «informados» del viaje, pero no lo refrendaron, según funcionarios. Un funcionario de la UE, que habló bajo condición de anonimato debido a lo delicado del tema, dijo que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, había «señalado los riesgos de seguridad» del plan.   

La ONU dijo que al menos 636 civiles han muerto y 1.125 han resultado heridos en el conflicto, aunque la cifra real posiblemente es mucho más alta.   

El gobierno ucraniano dijo que se realizarían nuevos esfuerzos de ayuda y evacuación el martes en nueve corredores en el país, incluyendo la región de Kiev. Intentos previos fallaron debido a los incesantes combates.   

Una de las situaciones más desesperadas es en Mariúpol, la ciudad portuaria en la que 430.000 habitantes donde las autoridades locales estiman que el sitio de semanas ha matado a más de 2.300 personas y dejó a los residentes desesperados por comida, calefacción y medicamentos. El concejo municipal reportó que 2.000 vehículos civiles consiguieron dejar la ciudad por un corredor humanitario de más de 260 kilómetros (160millas) hacia el oeste a la ciudad de Zaporizhzhia.   

Sobre la nueva ronda de conversaciones, el asistente presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak dijo que estaban discutiendo un cese del fuego y la retirada de las tropas rusas de Ucrania. El ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguéi Lavrov dijo que Moscú reiteraría sus demandas de que Ucrania desista de sus esfuerzos para integrarse a la OTAN, adopte un estatus neutral y se «desmilitarice».   

La invasión rusa ha conmocionado al mundo, trastocado el orden de seguridad europeo tras la Guerra Fría y expulsado a millones de personas de sus hogares. El ejército ruso es más grande y está mejor equipado que el ucraniano, pero sus tropas han encontrado una resistencia mayor de lo esperado, reforzada por armas enviadas por Occidente.   

Cuando Rusia comenzó la guerra hace casi tres semanas, el temor a una invasión inminente atenazó a la capital ucraniana, y la población durmió una noche tras otra en estaciones de metro o abarrotó trenes para huir de la ciudad. Pero conforme se atascaba la ofensiva rusa, Kiev disfrutó de una calma relativa.   

En los últimos días se han intensificado los combates a las afueras y las sirenas antiaéreas suenan de forma esporádica.   Los ataques de artillería alcanzaron el martes el distrito de Sviatoshyn, en el oeste de Kiev, junto al suburbio de Irpín que ha registrado algunas de las peores batallas de la guerra.   Las llamas salían de un edificio de 15 plantas mientras los bomberos rescataban a la gente de las escaleras en medio de una humareda. Varios pisos del bloque quedaron teñidos de negro, un impacto dejó un agujero en el suelo delante del inmueble y las ventanas de los apartamentos cercanos estaban reventadas.   Los rescatistas informaron de un muerto y varios heridos, pero dijeron que aún quedaban otros dentro.   

«Ayer extinguimos un incendio, hoy otro, es muy difícil», dijo entre lágrimas un joven bombero mientras se tomaba un breve descanso ante el edificio.   

«La gente muere, y lo peor es que los niños mueren. No han vivido sus vidas y ya han visto esto, esto es lo peor», dijo el rescatista, que solo se identificó como Andriy.   

La onda expansiva de una explosión también dañó el acceso a una céntrica estación de metro que se utilizaba como refugio antibombas. Las autoridades municipales tuitearon una imagen de la fachada destruida y señalaron que los trenes ya no harían parada en la estación.   En el distrito Podilsky de Kiev, al norte de un barrio con edificios del gobierno, también fue atacado un edificio de apartamentos de 10 plantas.   

Las fuerzas rusas han intensificado también los ataques nocturnos sobre los suburbios occidentales de Irpín, Hostomel y Bucha, dijo el máximo responsable de la región de Kiev, Oleksiy Kuleba, en la televisión ucraniana.   

«Muchas calles (en esas zonas) se han convertido en una masa de acero y concreto. La gente lleva semanas escondida en los sótanos, y tiene miedo de salir incluso para las evacuaciones», dijo Kuleba el martes en la televisión ucraniana.   

Las fuerzas rusas también redoblaron sus ataques sobre la segunda ciudad más grande del país, Járkiv, en el este, con más de 60 ataques durante la noche, según el jefe del gobierno regional, Oleh Sinehubov.   

«Hay incendios en la ciudad y no hay suficientes bomberos», dijo.   

Los proyectiles golpearon el centro de la ciudad, incluido el principal mercado y la transitada Avenida Gagarin. Los rescatistas sacaron «decenas de cuerpos de residentes civiles» de entre las ruinas de bloques de apartamentos, dijo a la televisión ucraniana.   

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, quiere ampliar la declaración de ley marcial hasta el 24 de abril y requerir a los hombres de entre 18 y 60 años que se queden en el país para combatir. El presidente remitió la propuesta al parlamento, que se espera vote la medida esta semana.   Se esperaba que las conversaciones entre negociadores rusos y ucranianos continuaran el martes tras concluir una sesión el lunes sin grandes avances ni rupturas.   Ambas partes habían expresado cierto optimismo en los últimos días. 

Mykhailo Podolyak, el colaborador de Zelenskyy, tuiteó que los negociadores hablarían sobre «la paz, el cese del fuego, el retiro inmediato de las tropas y garantías de seguridad».   

Las autoridades estadounidenses dijeron que las tropas rusas habían hecho pocos progresos en los últimos días y el lunes seguían a unos 15 kilómetros (9 millas) del centro de Kiev. 

El Pentágono dijo que las fuerzas rusas habían lanzado más de 900 misiles, pero aún no controlaban por entero el espacio aéreo ucraniano.   Miembros del gobierno estadounidense dijeron que China había indicado a Moscú que estaba dispuesta a prestar apoyo militar en Ucrania y respaldo financiero para ayudar a mitigar los efectos de las sanciones occidentales.   En una reunión en Roma con un importante diplomático chino, el asesor de seguridad nacional estadounidense Jake Sullivan advirtió a China en contra de ayudar a Rusia.   

El Kremlin negó haber pedido equipamiento militar a China para utilizarlo en Ucrania.   

Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Exteriores de China, dijo que la postura de Beijing era «completamente objetiva, imparcial y constructiva» y pretendía poner fin al conflicto.   

Con cada día guerra crecía el coste humano. La fiscalía general ucraniana publicó el martes detalles de dos ataques rusos del día anterior. Un ataque de artillería alcanzó una universidad y un mercado al aire libre en la ciudad norteña de Chernígov, matando a 10 personas. En otro incidente, una mujer de 65 años murió baleada en un autobús que evacuaba a civiles de un suburbio de Kiev, según la fiscalía.   Un ataque aéreo ruso cerca de un control de carretera ucraniano causó muchos daños en un barrio céntrico de Kiev y mató a una persona, según la agencia ucraniana de emergencias.   

El número de muertos en un ataque ruso el lunes contra una torre de televisión en el oeste de Ucrania subió a 19, según dijeron el martes las autoridades de la región de Rivne. Otras nueve personas resultaron heridas en el ataque a la torre de televisión en Antopol, un poblado a unos 160 kilómetros (100 millas) de Polonia, un miembro de la OTAN.   Por su parte, el Ejército ruso dijo que 20 civiles en la ciudad oriental de Donetsk, controlada por separatistas, habían muerto por un misil balístico lanzado por fuerzas ucranianas. No fue posible verificar la afirmación de forma independiente.   

En Rusia, el principal programa vespertino de noticias de la televisión estatal se vio interrumpido brevemente por una mujer que entró en el estudio con una pancarta en contra de la guerra. El sitio web OVD-Info, que monitoriza las detenciones políticas, la identificó como empleada de Channel 1 y dijo que estaba bajo custodia policial.

Con información de AP