Julián Fernández embarra en transas a Mario Delgado

***El defraudador asegura que no paga deudas a sus acreedores, porque el dirigente nacional de Morena le debe dinero.

Por Redacción


Gracias a la supuesta relación con Mario Delgado Carrillo, dirigente nacional de Morena, y a presuntos fraudes a políticos, funcionarios y empresarios, es como el español Julián Fernández Fernández ha logrado engañar a sus víctimas, haciéndose pasar por un prominente empresario que vive en el exclusivo residencial de Puerto Cancún.


Y es que bastaron unos minutos, después de la publicación en Quequi, para que otros empresarios y políticos -quienes pidieron el anonimato- se sumaran a las denuncias contra este sujeto de oscura reputación, quien se ostenta como propietario de una compañía de estrategia electoral, pero que sólo la usa para sus negros intereses.


Así es como Julián Fernández Fernández, el nacionalizado mexicano, ha logrado amasar una fortuna, con dinero de otros empresarios y políticos, a quienes les termina debiendo miles de pesos y que no les paga, argumentando que las transferencia “no pasan” por error de su contadora.


Además, el español involucra a Mario Delgado en sus transas, al asegurar a sus creedores, que no tiene para pagar, porque es el mismo dirigente nacional de Morena quien le debe dinero.


Es como el estafador de políticos y empresario ha logrado infiltrarse en las altas esferas de Quintana Roo, asentándose en el municipio de Benito Juárez con miras a seguir enriqueciéndose a costa de cancunenses que desconocen su negro historial, por lo que ahora, Julián Fernández Fernández ya cuenta con una residencia ubicada en la calle La Paz, número 112, en el exclusivo Puerto Cancún.


Hay que recordar que Fernández Fernández llegó a Cancún usando como tarjeta de presentación a Mario Delgado, por lo que antes de iniciar las pasadas campañas electorales, buscó acercamientos con políticos y aspirantes a diputados, sobre todo a quienes iban en alianza con Morena, asegurando que era un “enviado” de la dirigencia nacional del partido que fundó Andrés Manuel López Obrador.

Su objetivo, involucrarse en los equipos de campaña afirmando ser un estratega electoral, para conseguir recursos económicos que mantuvieran su elevado tren de vida.


Sin embargo, la mayoría de los políticos quintanarroenses lo fue “bateando”, ya que es un perfecto desconocido en los círculos políticos locales y su empresa no era ubicada, pero como lo ha hecho en otras entidades del país, Julián Fernández Fernández logró infiltrarse en algunos equipos, cobrando varios miles de pesos.


Ante su inminente fraude, los clientes del español exigieron la devolución de su dinero, fue cuando Julián Fernández utilizó el engaño de reenviar supuestos “comprobantes de las transferencias”, pero sin la fecha de envío del dinero, embarrando en sus transas a bancos.


Cabe señalar que las autoridades municipales y estatales, así como dirigentes políticos nacionales, están siendo informados de las transas de este hampón electoral, para que se integren expedientes en su contra en las fiscalías de las entidades que ha visitado Julián Fernández Fernández, quien será denunciado penalmente por el delito de fraude.